Canal RSS

El Viaje a la Luna de Cyrano de Bergerac

Dentro de la obra “El Otro Mundo” publicada por su amigo intimo Henry Le Bret después de muerto Cyrano, se encuentra la “Historia cómica de los estados e imperios de la Luna” . En ella se relatan varias formas de llegar a la Luna, gotas de rocío envasadas, cohetes, pájaros y extrañas máquinas. El comienzo del viaje recuerda el viaje de Luciano de Samosata, porque después de un intento fallido llega a Nueva Francia (Canadá), recordamos que Luciano va hacia el oeste hasta llegar a una isla antes de llegar a la Luna. Allí explica ante el Virrey la rotación de la Tierra, y la existencia de otros mundos iguales que la tierra, y de otros soles iguales que el sol. O dicho de otra manera el paso del mundo Aristotélico al mundo de Copérnico y Galileo. Por otra parte defiende su preferencia por la razón frente a la fe. Por fin mediante unos ingeniosos cohetes llega a la Luna.

La Luna está habitada por seres humanos de doce pies que andan a cuatro patas y que miran hacia abajo. Al ver a Cyrano lo consideran un avestruz. También se encuentra con un Demonio, el demonio de Sócrates, un personaje interesante que es su guía y amigo en la Luna. Éste dice haber estado en la tierra en forma de Oráculo, de Genio, Dios de fuego, Vampiro, fantasma, etc. En realidad se trata de un habitante del Sol, seres que llegan a tener de 3000 a 4000 años, cargados de experiencia y poderes. Éste trata de instruir a varios seres humanos a lo largo del tiempo, entre ellos Sócrates, Epaminondas, Catón, etc. Importancia tiene Campanella, autor de “La ciudad del Sol”, al que asesoró para salvaguardarlo de la Inquisición. Más adelante entre sus poderes menciona como puede pasar de un cuerpo a otro. Me recordó a una película denominada Hidden, Lo Oculto, donde el protagonista interpretado por Kyle MacLachlan, es un extraterrestre que pasa de un cuerpo a otro de igual forma. Este planteamiento de Cyrano me parece muy interesante porque todo lo trascendente e inexplicable lo reduce a ciencia. Y no sólo en este caso también en otros campos.

Toda la obra está llena de disertaciones sobre el Universo, la materia, los sentidos, la ética, tomando posiciones liberales y materialistas que son defendidas unas veces por él y otras por los habitantes de la luna. Se critica el principio de autoridad, cualquiera puede tener razón si lo demuestra. ¿Cómo puede ver el alma si carece de los órganos para hacerlo? Uno de los personajes dice que habría que darle entonces palos a los ciegos por no ver, se supone que a través del alma. Una y otra vez se intercambian la Tierra y la Luna según la perspectiva del que la mira, para poner en cuestión la teoría aristotélica de lo supralunar. Un personaje lleva al cinto, colgados, “órganos vergonzosos”, le explican que es un gesto de nobleza, la adoración a algo que crea vida y no a una espada, por ejemplo, que es lo que da nobleza en la Tierra, siendo ésta para causar destrucción. Uno de los personajes argumenta que los hombres no tienen fuerza para concebir la eternidad del mundo, y sin embargo le dan a Dios la potestad de la creación. Utiliza una paradoja que me parece genial “el que queriendo librarse de la lluvia para no mojarse lo hiciese tirándose a un río”, para explicar que la solución de Dios sólo introduce en la ecuación un problema más grande e irresoluble.

El protagonista es considerado una hembra y todo el mundo indica que es la hembra del animalito de la reina, que no es otro que el protagonista español de obra de Godwin, “Aventuras de Domingo González en su extraño mundo lunar”. En su encuentro con este personaje y en algún otro lugar la inclinación homosexual de Cyrano es evidente. También se crítica a los españoles, que visten igual que los micos de la luna, en estos momentos había muchos españoles en Francia con Ana de Austria.

Ya hemos hablado de los habitantes de la luna, que andan a cuatro patas, de gran tamaño. Hay dos clases, la grandeza que utilizan un lenguaje musical y a veces lo sustituyen directamente por la música y el pueblo, que se expresa con signos y ademanes. Varios Consejos juzgarán a Cyrano. Y en todos ellos se despliegan argumentos filosóficos y una gran crítica a la filosofía de Aristóteles. Curiosas son sus costumbres, el fisiólogo, es un médico que realiza medicina preventiva, aconseja ir a dormir. En la cama cuatro jóvenes dan masajes al protagonista. Las lámparas son tarros llenos de gusanos luminiscentes. Un instrumento hace que el libro no se lea , sino que se oiga. Los rituales de muerte, que hacen hincapié en el canibalismo y un modo de vampirismo postmorten, aceptado por el autor que recuerda prácticas terrestres ante las que no se escandaliza. Muy gracioso es el pasaje donde se recuerda que aquellas personas de nariz grande, que según los selenícolas son espirituales, corteses, afables, nobles y liberales. Para conseguir esto a los chatos se les castra y se les convierte en eunucos. El sentido del humor de Cyrano a costa de su propia nariz es evidente.

La obra termina con una vista aérea de la Tierra. Cyrano al que aullan los perros porque tiene olor a luna se da un baño de sol, más adelante, anuncia su enfermedad y deja como última voluntad la publicación de esta obra a su amigo Le Bret.

Savinien Cyrano de Bergerac

Savinien Cyrano de Bergerac fue una persona real eclipsada, en cierta manera, por la fuerza del personaje creado por Rostand. Cyrano nació el 6 de marzo de 1619, y murió el 28 de julio de 1655, en París. Hijo de un abogado, parlamentario parisino, Abel de Cyrano, y de Espérance Bellanger, hija de un tesorero de la casa real. Tuvieron que vender las tierras que les daban el nombre, éstas habían sido compradas por su abuelo Savinien I de Cyrano gracias a negocios de pescaderías, pero conservaron el apellido.

En el momento de su nacimiento Europa vivía inmersa en la guerra de los 30 años (1618-1648), ésta duraría casi igual que su propia vida. Estudió en el Collège de Beauvais, Aquí empieza a escribir y también su vida de juerga, para cortar esto su padre lo manda a milicias, corría el año 1639. Participó en la batalla de Mouzon donde fue herido, y en la de Arrás en la que una herida en la garganta lo retiró definitivamente de la vida militar. Al regresar a Parí continúo su estudios, se relacionó con los llamados libertinos y siguió la filosofía de Gassendi. Mientras las luchas callejeras lo acompañaban. Tomó partido en las revueltas de la Fronda contra el cardenal Mazzarino, Ministro de Richelieu. Lo que le trajo bastantes enemigos. Su afilada pluma se puso al lado de su causa. Su muerte se debió a un golpe en la cabeza, hay quien dice que resultado de una reyerta callejera, otros ven detrás manos más poderosas.

Todo esto de una forma o de otra pasó también al personaje de ficción. Aunque hay que recalcar algunas diferencias, la prima con la que coqueteó no se llamaba Roxane, sino Madeleine. Y probablemente no era tan viril como el personaje de ficción, ya que tuvo relaciones homosexuales.

Sus actividades culturales fueron extensas, matemático, astrónomo, inventor, dramaturgo, filósofo y precursor de la ciencia ficción. Algunas como “La muerte de Agrippine” , por la que fue acusado de blasfemo, le llevó a enfrentarse a los jesuitas. Importantes son sus diatribas políticas y sus cartas de amor. Pero especial atención hay que dar a “Los Estados e Imperios de la Luna” e “Historia de la República del Sol” que se reunían en una obra mayor denominada “el otro mundo” y que se publicó póstumamente por su amigo y biógrafo Henric Le Bret, y que son verdaderas obras de ciencia ficción, en las que su imaginación y su conocimiento científico están presentes.

Cyrano fue un personaje maravilloso, materialista y libertino. Este científico se adelantó 200 años a Julio Verne,su objetivo fue ridiculizar la religión y la hipocresía de su época. Menos romántico que su alter ego creado por Rostand pero, sin duda, de igual grandeza. Un hombre que vivió la vida al límite y que posiblemente murió por sus ideales. Un comentario antes de terminar sobre su físico, tenía una espléndida nariz aguileña, como la que se recoge en su busto, y en las representaciones que se han conservado, para nada igual a la creación literaria.

Estas palabras suyas quizás digan de él más que cualquier otra definición:

“Un hombre honesto no es ni francés, ni alemán, ni español, es Ciudadano del Mundo, y su patria está en todas partes”

El Viaje a la Luna de Luciano de Samosata

Luciano de Samosata, escritor griego del siglo II de nuestra era, vivió entre el año 125 y el año 192. Son famosos sus diálogos satíricos. Pero para nosotros lo importante es que la ciencia ficción comienza con él. Se diría que supone la prehistoria , si no fuera esta expresión una contradicción en si misma , ya que la historia comienza con la escritura.

Su concepción filosófica y, por tanto, su idea del Universo se alinea con las de Lucrecio, Epicuro y más allá Anaxágoras, que creían en la existencia de otros mundos. También es epicúrea es su crítica a la religión, con ese tono satírico que le caracterizaba.

El Viaje a la Luna se encuentra dentro de los denominados Relatos Verídicos. Relatos sobre viajes fantásticos. Luciano en el prólogo del Viaje a la luna recalca que todo es inventado, oponiéndose a los escritores que decían que todo lo que escribían era cierto. De esta manera parodia la literatura anterior. EL viaje se produce en dirección a occidente atravesando las Columnas de Hércules. Primero empieza con un cabotaje pero al segundo día el pequeño barco se adentra en el Océano más allá de las columnas, y navega durante 80 días. Allí se encuentra una isla. La duración del viaje para la época, en que la navegación es de cabotaje, es decir, nunca se abandonaba la costa, es a todas luces exagerada. Y lo es queriendo. Mil trescientos años después se hizo otro viaje que descontando la estancia obligada en Canarias duró unos 45 días.

Ya en la Isla se encuentran unas estelas donde se recoge que allí llegaron Dionisio y Hércules, los dos grandes viajeros míticos de la Antigüedad. Alejandro Magno había encontrado, o creyó encontrar, también pruebas de la estancia de estos personajes en Oriente. En la Isla encuentran ríos de vino y allí había mujeres vides de cuyos dedos brotaban sarmientos llenos de racimos. Los hombres que tuvieron relaciones con ellas se convirtieron también en vides.

De allí un viento los lleva a la luna, en un viaje que dura siete días y siete noches. En la Luna reinaba Endimión. Animales fantásticos de los que nos imaginamos su aspecto por los nombres lechuguialados, gorrinoboludos; y la unión de hombres y cabalgaduras, cabalgabuitres, cabalgagrullas, etc. Estaban en guerra con el sol donde reinaba Faetonte. Después de una guerra en la que se ven implicados otros lugares del firmamento , como el Lucero del Alba, Faetonte construye un muro para quitar la luz del Sol a la Luna. Por fin se establece un tratado de Paz, copiado de los de la época de Luciano. Endimión ofrece a su hijo al autor, ya que no había mujeres, y este amablemente lo rechaza.

Se nos ofrecen pinceladas de las costumbres y curiosidades de la luna. Por ejemplo, los hombres se quedaban embarazados en la pantorrilla, de la misma manera que Zeus engendró a Dionisio, con la salvedad de que el coito se realizaba por un orificio existente en la misma.

Hombres con barrigas en forma de bolsa, donde ponían para transportarlos a los niños. Unos con Orejas en forma de plátano, otros de bellota. Comían ranas puestas al fuego. Ojos desmontables, que elegían según su necesidad. Y ropa con aspecto plastificado. Lámparas que podían hablar, etc. Ya la novela de Alejandro de Pseudocalístenes contenía relatos fantásticos, pero aquí se une con personajes que parecen salidos de la mente de Max Ernst o del Bosco.

Por fin regresan después de tan fantástico viaje, es curioso porque la relajación se produce cuando encuentran el Mar en calma, allí toman un baño relajante y reparador. Para los griegos el Mar es sinónimo de casa, incluso en el siglo II, en pleno Imperio Romano.


Bienvenidos

Bienvenidos a mi sitio dedicado a los libros, a la cultura en general. El título del sitio hace un homenaje al lugar mágico que fue la Biblioteca de Alejandría.