Canal RSS

El Viaje a la Luna de Cyrano de Bergerac

Dentro de la obra “El Otro Mundo” publicada por su amigo intimo Henry Le Bret después de muerto Cyrano, se encuentra la “Historia cómica de los estados e imperios de la Luna” . En ella se relatan varias formas de llegar a la Luna, gotas de rocío envasadas, cohetes, pájaros y extrañas máquinas. El comienzo del viaje recuerda el viaje de Luciano de Samosata, porque después de un intento fallido llega a Nueva Francia (Canadá), recordamos que Luciano va hacia el oeste hasta llegar a una isla antes de llegar a la Luna. Allí explica ante el Virrey la rotación de la Tierra, y la existencia de otros mundos iguales que la tierra, y de otros soles iguales que el sol. O dicho de otra manera el paso del mundo Aristotélico al mundo de Copérnico y Galileo. Por otra parte defiende su preferencia por la razón frente a la fe. Por fin mediante unos ingeniosos cohetes llega a la Luna.

La Luna está habitada por seres humanos de doce pies que andan a cuatro patas y que miran hacia abajo. Al ver a Cyrano lo consideran un avestruz. También se encuentra con un Demonio, el demonio de Sócrates, un personaje interesante que es su guía y amigo en la Luna. Éste dice haber estado en la tierra en forma de Oráculo, de Genio, Dios de fuego, Vampiro, fantasma, etc. En realidad se trata de un habitante del Sol, seres que llegan a tener de 3000 a 4000 años, cargados de experiencia y poderes. Éste trata de instruir a varios seres humanos a lo largo del tiempo, entre ellos Sócrates, Epaminondas, Catón, etc. Importancia tiene Campanella, autor de “La ciudad del Sol”, al que asesoró para salvaguardarlo de la Inquisición. Más adelante entre sus poderes menciona como puede pasar de un cuerpo a otro. Me recordó a una película denominada Hidden, Lo Oculto, donde el protagonista interpretado por Kyle MacLachlan, es un extraterrestre que pasa de un cuerpo a otro de igual forma. Este planteamiento de Cyrano me parece muy interesante porque todo lo trascendente e inexplicable lo reduce a ciencia. Y no sólo en este caso también en otros campos.

Toda la obra está llena de disertaciones sobre el Universo, la materia, los sentidos, la ética, tomando posiciones liberales y materialistas que son defendidas unas veces por él y otras por los habitantes de la luna. Se critica el principio de autoridad, cualquiera puede tener razón si lo demuestra. ¿Cómo puede ver el alma si carece de los órganos para hacerlo? Uno de los personajes dice que habría que darle entonces palos a los ciegos por no ver, se supone que a través del alma. Una y otra vez se intercambian la Tierra y la Luna según la perspectiva del que la mira, para poner en cuestión la teoría aristotélica de lo supralunar. Un personaje lleva al cinto, colgados, “órganos vergonzosos”, le explican que es un gesto de nobleza, la adoración a algo que crea vida y no a una espada, por ejemplo, que es lo que da nobleza en la Tierra, siendo ésta para causar destrucción. Uno de los personajes argumenta que los hombres no tienen fuerza para concebir la eternidad del mundo, y sin embargo le dan a Dios la potestad de la creación. Utiliza una paradoja que me parece genial “el que queriendo librarse de la lluvia para no mojarse lo hiciese tirándose a un río”, para explicar que la solución de Dios sólo introduce en la ecuación un problema más grande e irresoluble.

El protagonista es considerado una hembra y todo el mundo indica que es la hembra del animalito de la reina, que no es otro que el protagonista español de obra de Godwin, “Aventuras de Domingo González en su extraño mundo lunar”. En su encuentro con este personaje y en algún otro lugar la inclinación homosexual de Cyrano es evidente. También se crítica a los españoles, que visten igual que los micos de la luna, en estos momentos había muchos españoles en Francia con Ana de Austria.

Ya hemos hablado de los habitantes de la luna, que andan a cuatro patas, de gran tamaño. Hay dos clases, la grandeza que utilizan un lenguaje musical y a veces lo sustituyen directamente por la música y el pueblo, que se expresa con signos y ademanes. Varios Consejos juzgarán a Cyrano. Y en todos ellos se despliegan argumentos filosóficos y una gran crítica a la filosofía de Aristóteles. Curiosas son sus costumbres, el fisiólogo, es un médico que realiza medicina preventiva, aconseja ir a dormir. En la cama cuatro jóvenes dan masajes al protagonista. Las lámparas son tarros llenos de gusanos luminiscentes. Un instrumento hace que el libro no se lea , sino que se oiga. Los rituales de muerte, que hacen hincapié en el canibalismo y un modo de vampirismo postmorten, aceptado por el autor que recuerda prácticas terrestres ante las que no se escandaliza. Muy gracioso es el pasaje donde se recuerda que aquellas personas de nariz grande, que según los selenícolas son espirituales, corteses, afables, nobles y liberales. Para conseguir esto a los chatos se les castra y se les convierte en eunucos. El sentido del humor de Cyrano a costa de su propia nariz es evidente.

La obra termina con una vista aérea de la Tierra. Cyrano al que aullan los perros porque tiene olor a luna se da un baño de sol, más adelante, anuncia su enfermedad y deja como última voluntad la publicación de esta obra a su amigo Le Bret.

Anuncios

Acerca de José Luis Parra

Soy licenciado en Historia y un amante de las ciencias.

Un comentario »

  1. Pingback: Viajes con mi tía » Blog Archive » La luna de Meliés

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: